La Tri…del miedo y la duda a una ilusión que invita a soñar

La Tri…del miedo y la duda a una ilusión que invita a soñar

Ya finalizadas las jornadas de la eliminatoria sudamericana previstas para este tormentoso 2020 nos han regalado dos caras totalmente opuestas de una misma moneda que es la Tri.

Y es que empezamos el 2020 con muchas dudas debido al poco notorio trabajo de Jordi Cruyff donde podemos afirmar que en lo futbolístico se perdió mucho tiempo sin siquiera que se realice un sólo entrenamiento, un técnico únicamente conocido por ser hijo del gran Johan Cruyff, regando una gran nube de dudas sobre todo el país futbolero, más aún cuando en febrero restaba menos de un mes para el inicio de la eliminatoria el temor se apoderó de todos con el único antecedente de las malas presentaciones en la copa América y los poco convincentes amistosos de la etapa del

profe Célico.

Con la pandemia del Covid-19, cual telenovela se vinieron conspiraciones, guerras internas, bulla mediática e innecesarias pausas dramáticas dentro de la Federación Ecuatoriana de Fútbol que únicamente acrecentaron las dudas y sembraron un ambiente de pesimismo en el país, tras toda esta batalla a la interna de la FEF con un directorio desquebrajado, se produce la renuncia de Jordi, misma que desde el 2019 de a poco se veía venir, tras esto, de un torbellino de nombres surgió el profesor Gustavo Alfaro como el nuevo DT de la Tri.

La era Alfaro inició con la eliminatoria, y fue el partido contra Argentina en la mítica bombonera que marcaría el inicio de esta ilusión pues el equipo en un estilo defensivo, propio de lo que se conocía era el estilo de Alfaro, un error de Pervis Estupiñán costó el gol de Messi en el primer tiempo, el segundo tiempo fue mucho mejor para Ecuador, controló el ataque argentino e inclusive se pudo haber pensado en un empate, ese partido dejó una satisfactoria sensación de tranquilidad y marcó lo que sería la reivindicación de Gruezo con la selección, notando lo bien que le hizo regresar al fútbol alemán. El partido siguiente contra Uruguay fue el punto de quiebre para empezar a ilusionarnos con la Tri pues un muy buen planteamiento, el gol tempranero de Moisés Corozo, sirvieron para que el juego y dominio de Ecuador se asiente en la cancha, luego vendría el show de Estrada y la perla Gonzalo Plata pondrían un categórico 4-0 , se mostró que una vez más la velocidad e intensidad serían el gran aliado de Ecuador en Quito, sin embargo los errores defe

nsivos provocarían el descuento de los charrúas. La visita a Bolivia sería una buena prueba de la capacidad de reacción de la selección ecuatoriana pues supo dar vuelta

al resultado y sobretodo remarcar aún más la importancia de Alfaro pues supo adaptar el esquema y planteamiento para lo que pedía el partido, dejando claro que el once estelar de la selección está establecido y demostrando que existe un buen recambio de dónde echar mano, con figuras claras como: Domínguez, Arboleda, Pervis, Gruezo, Corozo y Mena. Finalmente vendría la extraordinaria victoria contra Colombia donde pudimos disfrutar de una selección ecuatoriana avasalladora, pasando totalmente por encima de los cafeteros, con un dominio de principio a fin, presión alta, juego directo, variantes para el balón parado, dejando claro que está selección está para soñar.

Ricardo Pazán Jurado

https://twitter.com/ricky_pj90